4 tips para superar la distracción y aumentar su productividad

/ octubre 8, 2018/ desarrollo personal, productividad

A todos nos gusta leer las estadísticas, pero ¿has leído las referentes a la productividad? Estas nos muestran que una persona sólo puede estar concentrada frente a un computador un minuto. ¿Puedes creerlo, tan sólo un minuto? La verdad si analizamos nuestra vida cotidiana no es difícil darnos cuenta de que esto es cierto. Pero no te preocupes, a continuación, estaremos hablando sobre 4 tips para superar la distracción y aumentar la productividad.

El cerebro tiende a las distracciones

Nuestro cerebro está ávido de dopamina, la hormona del placer, y efectivamente existen muchas otras cosas diferentes a nuestro trabajo y obligaciones que causan mucho más placer. Por lo tanto, no es raro conseguirnos con que nos distraemos cada 5 minutos o quizás menos para ver el Facebook, el celular, el correo electrónico o cualquier otra cosa. Y por supuesto al final del día terminamos con todo el trabajo acumulado, todo el día perdido y productividad cero.

Afortunadamente aún podemos encontrar varias estrategias para focalizar a nuestra mente en el trabajo que necesitamos hacer, convertirnos en seres más productivos y evadir las distracciones. Evadir las distracciones nos ayudará además de ser más productivos a terminar nuestro trabajo antes de tiempo y entonces así poder dedicarnos a relajarnos.

Crea un ambiente de concentración que te permita ser más productivo

La primera cosa importante que tenemos que hacer para aumentar la productividad es crear un ambiente de concentración en nuestro puesto de trabajo o nuestro puesto estudio. Cómo crees tú ambiente de concentración depende sólo de ti.

Lo ideal es eliminar todas las distracciones posibles del área de trabajo de forma que el cerebro puede focalizarse en el trabajo que están realizando y no en las cosas que están afuera o en tus pensamientos internos.

Algunas personas encuentran que la música es un método de concentración y esto es perfectamente válido; pero otras piensan que una taza de café o una taza de vino les ayuda a concentrarse, o quizás alguna merienda. Como dijimos todo depende de los gustos de cada quién y de que cosa encuentran ideal para concentrarse.

Pero lo cierto es que alejar el resto de los dispositivos diferentes al computador o a lo que sea que estés utilizando para realizar tu trabajo es una buena idea. Ya que como dijimos, las redes sociales resultan mil veces más interesantes que realizar un informe o hacer un cálculo en Excel. Por lo tanto, al eliminarlos de nuestro entorno estaríamos promoviendo que nuestro cerebro se concentré más en el trabajo que debemos realizar y no en las distracciones.

2.   Organiza tus prioridades

El desorden también es un elemento que disminuye muchísimo a la productividad y favorece las distracciones. Si tenemos una lista gigante de cosas por hacer vamos a estar constantemente pensando en las cosas que aún nos faltan por hacer y terminaremos por no concentrarnos en ninguna de ellas.

Por lo tanto, una buena estrategia recomendada en muchísimos libros de éxito y productividad es hacer una lista de prioridades. Está lista se compone de dos columnas, en la columna principal debemos contener tres actividades importantes a resolver durante el día. Estas actividades serán las que se deben terminar antes o las más difíciles, por las que requieren mayor concentración.

 Al priorizar las cosas más importantes del día vamos a garantizar que la atención se focalice en ellas y justo al terminarlas podremos pasar a la segunda lista de cosas menos importantes por hacer. Además de organizar nuestra mente y evitar las distracciones esta lista también nos permite sentir placer con el trabajo que estamos realizando. Ya que una tarea culminada a tiempo o culminada de forma excelente genera las dosis de dopamina qué nuestro cerebro necesita para concentrarse. En cambio, si nunca terminamos un proyecto o tarea nos sentiremos esa descarga de dopamina y cada vez será más difícil volver a retomar el trabajo y terminarlo.

3.   Encuentra tareas desafiantes

Las distracciones pueden venir desde nuestro interior como lo son los pensamientos, preocupaciones y ansiedad o de nuestro exterior como lo es cualquier aparato electrónico o cualquier cosa del ambiente que atraigan nuestra concentración.

Pero también está demostrado que las actividades monótonas o aquellas que no significan un desafío para quien la ejecuta son más propensas a alargarse en el tiempo y generan que la persona tenga más distracciones. Así que no debemos sentir miedo de tomar tareas más complejas y que requieran de mayor tiempo de ejecución porque nos ayudan a concentrarnos más.

4.   Reduce el tiempo libre

El ser humano está hecho fisiológicamente para concentrarse más en las tareas que generan estrés. Por lo tanto, es más probable que nos concentremos en una tarea que debemos culminar en poco tiempo o sea muy exigente que una para la que tenemos mucho tiempo para terminar.

De esta afirmación nace el siguiente consejo, el último en realidad, debemos disminuir el tiempo que tenemos para hacer cada tarea. De esta forma garantizaremos que nuestro cerebro se concentren culminarla y no en los objetos o situaciones que hay alrededor.

Por ejemplo, si necesitamos culminar ese informe para el día de hoy, sería interesante colocarnos el reto de terminarlo no en 8 horas si no sólo en una. Así nuestro cerebro se sentirá estresado por culminar la tarea y se concentrará más en ella. Y efectivamente obtendremos de esto un beneficio muy grande que es culminar la tarea antes del tiempo previsto y tendremos más tiempo para otras actividades.  

Las distracciones forman parte de nosotros y es difícil evitarlas ya que nuestro cuerpo está predispuesto a distraerse. Pero con estos fantásticos 4 trucos seguro vamos a poder superarlas y aumentar los niveles de productividad; logrando ser más eficiencia, eficacia, calidad en el trabajo y ahorrando tiempo para dedicar a otras actividades.

Fuente: Harvard Business Review

Compartir esta publicacion